paradigmas

28 août, 2006

la impaciencia de los insatisfechos

Classé sous análisis de coyuntura,encrucijadas — paradygmes @ 7:10

1.  Tomar las recientes declaraciones del Presidente del Partido Socialista como un exabrupto linguístico, sería ver las cosas con ojos interesados.  Sus fuertes declaraciones contra aquel sector de empresarios que en Chile se aprovechan de la desigualdad de medios de las relaciones laborales, para explotar y esquilmar el trabajo asalariado, generando un vacío previsional altamente dañino para los trabajadores, no puede ocultarnos que el fenómeno de los abusos y transgresiones a las normas laborales son un fenómeno mucho más extendido que lo que los propios analistas están dispuestos a aceptar.

¿Alguien ha puesto la mirada en que las palabras de Escalona hacen referencia a una historia de abusos y atropellos a las normas laborales por parte de empresarios inescrupulosos, que ha sido denunciada en el Congreso Nacional, en los tribunales y en la prensa desde hace muchos pero muchos años?  ¿Qué son mas importantes: las palabras de Escalona o los hechos a los que se refieren las palabras de Escalona?

2.  Pero estas expresiones, probablemente tocan sensiblemente en una dimensión del momento político y social actual que pudiera ser extremadamente significativo: la sensación de inquietud social que parece apuntar en muchos sectores de la ciudadanía.   Las demandas y masivas manifestaciones de los estudiantes secundarios del mes de mayo recién pasado, y que ahora parecen despuntar nuevamente en su versión II, pueden ser leídas ahora a la luz de esta nueva clave de interpretación.

3.  Los profesores, los trabajadores de la Salud, los empleados fiscales, los deudores habitacionales, los funcionarios a honorarios en la Administración Pública, los mineros de la industria cuprífera, los estudiantes secundarios, están expresando de diversas formas y con distintas intensidades,  un malestar social que surge cada vez más masivo, aunque tenga todavía dimensiones corporativas y sectoriales, pero que traducen un clima de hastío frente a los resultados del « modelo » económico imperante.  Desde esta perspectiva, lo que estamos viendo y lo que muy probablemente veremos en los próximos meses y en el 2007, es la sensación cada vez más amplia de los ciudadanos, sobre todo  de los ciudadanos organizados, que los beneficios del crecimiento se han distribuído desigualmente, tan desigualmente que comienza a emerger la impaciencia de los insatisfechos.

Laisser un commentaire